EL CLICK SOSTENIBLE

Soy Germán, escribió desde mi piso donde vivimos en 44m2, Georgina, Peppers, Nilo y yo. Ella está dando clase y yo me pongo los tapones en los oídos tan adentro que se tocan entre ellos. Intento aislarme para escribir. Qué redundante es vivir confinado y tener que aislarse aún más.

Llevo varios días en que concentrarme está siendo una odisea. ¿Os pasa igual? Las emociones están a flor de piel y cuesta gestionarlo, supongo que para eso están así, para poner en práctica la gestión emocional aprendida estos últimos meses. A pesar de todo hoy ha habido luz. Mucha luz. Y la quiero compartir por si os ayuda. Cómo gestionar las emociones en una cuarentena. EL CLIK SOSTENIBLE. Me explico:

Desde hace unos meses colaboro con el centro COACHING SOSTENIBLE de desarrollo y transformación en el que llevo meses estudiando para formarme como coach. Me tenía que certificar en la OCC-I junto a otros compis el pasado 16 de Marzo, pero el dichoso COVI-19 ha hecho que se posponga en el tiempo, pero no pasa nada, ya que no recuerdo la última vez que me presenté a un examen con tanta seguridad y confianza en mí mismo. Ole yo.

EL CLICK

Para que haya luz debe haber un click (ya sabéis, es ese ruido que hace el interruptor antes de que se encienda la bombilla), y este Click Sostenible se produjo ayer cuando nos reunimos un grupo de alumnos de forma virtual y entendí lo que nos unía a todos: La palabra sostenibilidad. Había alumnos del pasado, alumnos del presente y alumnos del futuro. Nos unimos varias generaciones para compartir unos minutos de nuestras realidades personales, para sostenernos en grupo en época de crisis.

No me había dado cuenta hasta hoy (de forma consciente), de cuán importante está siendo esta palabra en mi vida y de cuán presente ha estado en los últimos meses. 

Descubrir lo que es una transformación personal viviéndolo en primera persona, sin que duela, sin sufrir, y todo porque ha habido alguien a mi lado que lo ha sostenido. Descubrir que puedo acompañar a otras personas a hacer lo mismo, sin dirigir, sin decirles lo que hacer, aludiendo a su propia responsabilidad, que haya una transformación en los otros basada en la autogestión y la libertad de que elijan sabiendo que a su lado estaré yo, sosteniendo, sin ayudar, sin dirigir.

Hasta hace casi un año, mi cuerpo mandaba señales de que algo no funcionaba. Hubo varias crisis de distintos tipos, formas y grados hasta que dejé un trabajo que me servía de tapadera para vivir como se suponía que tenía que vivir.

En el último año he aprendido a vivir con más calma, serenidad y confianza. Estoy aprendiendo a hacer cambios conscientes que quiero perduren en el tiempo y para ello, la única manera de hacerlo, es que sean sostenibles.

Por eso os cuento que he hecho un click , EL CLICK SOSTENIBLE. Porque hoy el planeta da una lección y un aviso contundente: “me respetáis o no estáis”, no hay término medio (con la naturaleza no se negocia).

Me hace gracia cuando oigo “nos estamos cargando el medio ambiente”, como si este fuera a desaparecer, cuando lo que está demostrado es que cuando no estemos, el medio ambiente seguirá ahí.

Una de las cosas más importantes que he aprendido en el centro Coaching Sostenible es que la energía que transformamos puede ser de construcción o destrucción y en mi mano está el decidir cómo la voy a usar.

Hoy 21 de Marzo de 2020, me comprometo (con lo aprendido en estos últimos meses) a construir, para que al desaparecer yo, quede algo mucho mejor de lo que encontré. Esa es mi responsabilidad, esa es mi misión. Es por eso que hoy he visto luz.
Gracias a todos por hacer que encuentre mi click. El Click Sostenible. Espero que encontréis el vuestro.

Germán Sancho